domingo, 18 de septiembre de 2016

Un...

Su mirada era ciega
y sus palabras
eran de oro.

Tacto a brisa pesquera,
que te sumerge en olores
mojados
y con sudores.

La danza de la noche,
hasta que la luz asome
y así explicármelo
con fólio y guante blanco.



No hay comentarios:

Publicar un comentario